×
Querida Ana
Querida Ana
ver +

" Comentar Imprimir
19 Julio 2019 04:00:00
Querida Ana
QUERIDA ANA:

Me tardé tiempo en escribirle porque de ninguna manera deseo lastimarla, es usted una dama y no me atrevería a lastimarla “ni con el pétalo de una rosa”. Pero pienso que además de toda una dama, es usted muy inteligente y va a comprenderme. Se trata de lo siguiente: un día, hace tiempo, un señor le escribió una carta donde le decía que su esposa se salía en las noches para visitar a sus amigas. Él probablemente se sentía celoso y usted, para alivianarlo, le dijo que quizás su esposa y sus amigas se reunían en una colonia de murciélagos.

Yo quisiera decirle y el mensaje va también para sus lectores, que quizás no sepan que los murciélagos son muy trabajadores. Durante la noche están librando al mundo de cientos de millones de bichos y polinizando plantas y árboles. A diferencia de los humanos, los murciélagos no tienen el lujo de demasiado tiempo en su vida. Una mamá murciélago, además, gusta de estar con sus bebés cuando los tienen.

Querida Ana, nuestros amigos murciélagos no necesitan mala publicidad, además de la que les han hecho la literatura y el cine. Me gustaría que todos supieran que su temor a los murciélagos surge de la ignorancia, ya que no representan una amenaza. Mueren muchas más personas de picaduras de abejas, de accidentes en motos o autos, de descargas eléctricas o ahogados en presas o ríos, o por otros motivos, que por rabia por culpa de un murciélago. Hasta el guano es útil. Así que ojalá pueda publicar mi carta para que la gente no crea que los murciélagos son una plaga peligrosa. Le agradeceré mucho su atención y la saludo con afecto.

DEFENSOR

QUERIDO DEFENSOR:

Por favor reciba mis respetos por defender a sus amigos voladores nocturnos, que en verdad son muy dignos de su defensa. Y además mi agradecimiento por sus amables palabras hacia mi persona.

Sin embargo, cuando sugerí o comenté que la esposa de ese señor podría estar reuniéndose con sus amigas en una colonia de murciélagos, me refería solamente a que son animales nocturnos. Era una metáfora. No estaba insinuando que son inútiles o promiscuos. Si se sintió de alguna manera ofendido, le ofrezco sentidas disculpas.

ANA
Imprimir
COMENTARIOS



0 1 2 3 4 5