0 1 2 3
×
4
Dan T
Dan T
ver +
lacomediapolitica@gmail.com

" Comentar Imprimir
05 Diciembre 2019 04:02:00
El naco del Ferrari
Escuchar Nota
Ya lo hemos platicado: ser naco es cuestión de actitud, no de dinero. Y la mejor prueba son los niños ricos, juniors ridículos, que andan exhibiendo en YouTube sus Ferrari, sus Lamborgini y su nula noción de madre. En estos días, en el canal de un español que se hace llamar Dominguero, primero apareció Alfredo Harp Anaya jugando arrancones en las avenidas de Santa Fe, presumiendo que la Policía no podía hacerle nada. Y esta semana apareció otro baboso a bordo de un Ferrari, luciéndose en la autopista México-Toluca al rebasar a una patrulla de la Policía Federal, dejando en ridículo a los agentes, a la corporación y, en general, al sistema de justicia mexicano. Si el Gobierno no persigue a los grandes narcos, ya parece que van a hacerle algo a un niño rico que anda con cuatro guaruras cuidando que nadie le reclame sus cochinadas. Creo que uno de los momentos más indignantes del video es cuando el sujeto les concede a los policías la gracia de detenerse, para luego salir saludándolos y dándoles las gracias, con lo que queda claro que a los federales o los compraron o los humillaron o las dos cosas. ¿Cómo puede decir el Presidente que las cosas ya cambiaron y que “primero los pobres”, cuando los ricos hacen esos desplantes en redes sociales? Hasta ahora no se sabe quién es el taradete que sale manejando el Ferrari. Se hace llamar, hazme el fabrón cavor, “Fer Italia”, que suena más bien a stripper de Chippendale. Me encantaría ver al Gobierno atrapándolo y metiéndolo al bote por no respetar el reglamento de tránsito, por burlarse de los policías, por poner en peligro a otros automovilistas, pero sobre todo por farol. ¿Sería mucho pedir? Supongo que sí.

Santo niño AMLO
Una de las cosas que no entiendo de este Gobierno es cómo diablos no se cae con tantos escándalos. Todos los días pasa algo que debería ponernos los pelos de punta (a los que tenemos) o, al menos, provocar protestas por parte de todos esos que se dicen muy mexicanos y que hasta comen pozole y toman tequila el 15 de septiembre. La de hoy es una noticia que me tiene, literalmente, con el Jesús en la boca. Resulta que el líder nacional de los evangélicos, Arturo Farela, reveló que “el plan del Presidente” es que los jóvenes escuchen una hora diaria... ¡el Evangelio! Santo Niño de Guelatao, San Benito Juárez de la Laicidad, Santos Masones Secretos, ¿de dónde saca tantas tonterías el amado líder? Tu imagínate que Felipe Calderón hubiera dicho que todos los jóvenes de las escuelas públicas tendrían que rezar el rosario todos los días. Seguramente habrías salido a incendiar iglesias o, por lo menos, le habrías mentado la madre. Pero esta vez que es AMLO el que propone tal locura, no lo hiciste, ¿por qué? Ese es un misterio mayor que el de la Santísima Trinidad. No sé si es porque la gran mayoría de la gente está dispuesta a seguir a López Obrador aunque los lleve al precipicio o si, al contrario, está tan acostumbrada a escuchar estupideces de los políticos (venimos de la Era Peña) que ya una más, pues, no les espanta. Pero a mí sí me espanta. Si el Gobierno quiere llevarle “la palabra del Señor” a los jóvenes, ¿a dónde vamos a parar? En lugar de elecciones tendremos oraciones. Recemos porque eso no pase. ¡Amén!

Un chiste religioso. Llega un tipo al confesionario y le dice al cura: “Padre, acúsome de que me la jalo todos los días”. Le contestan desde dentro del confesionario: “por mí, arráncatela, soy el carpintero y nomás estoy barnizando”.
Imprimir
COMENTARIOS


2

  • 3
4
6 7
8 9 0 1 2 3 4 5 20 21 22